ALBISTEAK

Partidos muy igualados para comenzar el Dinastia Etxabe

Primera jornada Dinastia Etxabe

La primera jornada del Dinastia Etxabe de Zumaia en su edición No.50 trajo dos partidos muy igualados dentro de los octavos de final de categoría sub 23. 

Resultados

Ariztegi y Agirre sobreviven

En el primer partido del festival que comenzó a partir de las 21:00 la pareja del club Oberena Oier Ariztegi y Gaizka Agirre consiguieron la victoria ante Javier Oskoz, también de Oberena y Javier Altuzarra de Ezcaray por un 22-20. Fue un inicio donde el zaguero riojano no estaba sabiéndose colocar muy bien a la pelota. No estaba apto en sus movimientos y erró mucho. Los navarros se iban a marchar a un sólido 14-5. Oskoz, sin embargo, pudo enredar bastante el juego pudiendo mover más a sus compañeros de club y fue sumando poco a poco con varios saques también desde el txoko y descolocándoles. También ayudó que a Agirre se le fue haciendo duro un partido que terminó con alguna molestia física.

Pese a ponerse muy cerca con un 16-18, nunca pudieron empatar el partido. El duelo estaba en los delanteros que estaban entrando muchísimo en juego y pudiéndolo hacer bien. Oier pudo ser más resolutivo en un partido donde los dos delanteros tuvieron que coger el peso del partido. Con el 21-18, los dos Javis quisieron dar otro susto llegando al 20, pero finalmente, los navarros lo cerraron y sellaron su clasificación a los cuartos de final.

En el segundo partido de la noche, Josu Igoa de Oberena y Jon Lazkoz de Irurtzun ganaron por 22-21 a Ander Murua de Soraluze y Aratz Oliden de Lapke. Fue un partido donde cabalgó de una manera más igualada siendo cinco tantos la mayor renta. Murua fue uno de los protagonistas gozando de esa viveza que tiene en los últimos meses. Además de esa velocidad y el saber estar a la hora de finalizar estaba siendo muy peligroso. No le tocó trabajar de manera sencilla ante un Lazkoz que pegó mucho y tuvo a su zaguero lejos.

Oliden, trabajó y perdió hasta 9 pelotas pero se vio sometido en muchos momentos, quitando pelotas y viendo que Igoa no se encontraba del todo resolutivo. Le faltaba ese plus en ataque, pero el de Etxarri estaba sabiendo trabajar y pese a perder esa inspiración sabía que tenía que trabajar. Aun así, también perdió alguna pelota que no suele perder en defensa.

Los guipuzcoanos no consiguen sellar

Murua, por su parte cada vez que entraba hacía cambiar la dirección del tanto y finalizó hasta 11 tantos en un partido donde el zaguero oponente era quién dominaba casi siempre. Aun así, no supieron mantener una diferencia de un 17-12 o un 21-19 final con un Aratz que se le notaba bastante cansado y que erró pelotas puntuales durante desenlace tan igualado. Con lo cual, partidos muy igualados los que trajo la primera jornada del torneo Dinastia Etxabe en Zumaia.

Sobre el autor

Ander Millan

Comentar...

Click aquí para escribir un comentario