OPINIÓN

La presión que tanto aprieta

presión tanto aprieta
Foto: Baiko

Iñaki Artola sufrió una dura derrota el pasado sábado en el frontón Labastida en los octavos de final del campeonato Manomanista.

Había muchas miradas y ganas de ver cómo podría competir el pelotari de Alegia Iñaki Artola. Ha transcurrido por muchas lesiones durante los últimos años y en estas últimas fechas le han utilizado para tener que jugar como sustituto en promoción por falta de pelotaris. Una situación que se puede tipificar como indigna para un jugador que estaba por nivel bastante más alto para estar jugando en el campeonato de segunda categoría.

Un partido en el que no se encontró

Llegaba el manomanista. El torneo donde él puede mostrar todas sus armas y características de juego. El no estar compitiendo tanto le ha podido valer para preparárselo con conciencia. Sin embargo, como suele pasar muchas veces, un pelotari que viene con confianza como ha sido el caso de Aitor Elordi en el que apenas se lo preparó por falta de tiempo, ha podido sumar un gran triunfo.

En el caso de Artola, es el campeonato que se pone atención especial en él. Hace dos años ya supo lo que era llegar a la final pese a no poderla competir por otra lesión que tuvo. Ahora, entramos en esa vertiente psicológica que ha tenido que sufrir Iñaki. Eran muchos meses sin tener que competir por sus intereses ya que la labor que había hecho había sido como suplente y muchas veces en partidos totalmente irrelevantes. En otras ocasiones, jugaba partidos de festivales y obviamente ahí la tensión es mucho menor.

Una faceta en la que hace mucho no competía y que se le vio muy forzado en el duelo ante Elezkano. Sin poder encontrar ese juego aunque Danel lo suyo lo hiciera muy bien. Apático por momentos sin una fina tesitura del trabajo que tenía que realizar pese al gran inicio que tuvo. A partir de entonces todo se trastocó. No pudo solucionar esos problemas que podían surgir. Aun así, la enorme capacidad que dispone le llevó a competir hasta el desenlace, pero esa chispa que te da la confianza dentro de una estabilidad psicológica no pudo encontrarse en esta cita que era tan importante para él.

Esperemos que este golpe le valga para poco a poco ir trabajando en ello y que lo que esté en sus manos pueda trasladarlo a la cancha. Obviamente es un mundo donde las decisiones de los mandamases tienen mucho peso. Sin embargo, si el propio Artola es capaz de controlar estos momentos y ofrecer psicológicamente un paso adelante nos hará disfrutar mucho. 

Sobre el autor

Ander Millan

Comentar...

Click aquí para escribir un comentario