IRITZIA

Columna| El monopolio continúa a sus anchas



El monopolio de las empresas profesionales de pelota a mano continúa a sus anchas. Baiko y Aspe, Aspe y Baiko, qué más da, si prácticamente son lo mismo. Bueno, o quizás no. Quizá alguna tenga más peso que la otra. 

Nos venden que son dos empresas que se unen para crear lo que conocemos el negocio de la pelota desde hace ya muchos años, ¿pero en realidad es así?. Erik Jaka, actual campeón manomanista y que ha dado un gran salto durante los últimos años en su juego, será parte de Baiko durante los próximos tres años. Una entidad que lo hizo debutar ahora se lo pasa a la empresa ‘rival’ cuando ha dado el salto definitivo y se encuentra entre los mejores pelotaris del momento. Es decir, que Messi en su mejor momento, se vaya al Real Madrid. Algo por el estilo nos quieren hacer entender. Si son tan rivales…

El pelotari de Lizartza dijo que estaba muy ilusionado por este nuevo reto. No sé, en que se basa para decir lo de nuevo. Continuará jugando contra los mismos a pelota y llevará la camiseta de campeón hasta que se dispute el manomanista, que si lo revalida, volverá a ir todo el año con la camiseta colorada. Quizás a lo de nuevo reto se refiera en que tendrá un ingreso superior en su cuenta corriente, y que será uno de los rostros visibles de una empresa que iba en decadencia. En lo deportivo, su último campeón fue Oinatz Bengoetxea, y mira cómo lo tratan. Pelotaris como Víctor y Laso, algunos dicen en el exilio, pero gozando en la pelota aficionada y saliendo campeones, mostrando que su nivel está más arriba.

Ahí, está la cuestión, en el dinero. Claro que los deportes son negocios. No voy a entrar en eso porque todos creo que llegamos a esa conclusión. Sin embargo, hay que ver cómo se reparte ese negocio, y en estos momentos es un monopolio, que lo más grave es que se sustenta de dinero público. Sí, aquel que todos pagamos ‘religiosamente’ con nuestros queridos impuestos.

En lo deportivo, Aspe también puede salir ganando ya que tiene una hornada de delanteros impecables que lideran Jokin Altuna y Joseba Ezkurdia. En Baiko, parece indicar que la llegada del guipuzcoano, ofrece a Aimar Olaizola su salida cuando su contrato llegue a su desenlace a final de año. Además, Oinatz Bengoetxea, también parece tener los pies más fuera que dentro de la empresa.

Sé que hay mucha gente que está acomodada también con este sistema, pero la realidad de nuestra querida pelota a mano va hacia bajo y sin frenos. No me vale que se diga que es ahora por las restricciones que se han impuesto por lo que todos ya conocemos. Esto viene de antes y estos momentos de realidad, tampoco ayudan a la disputa de los más pequeños. En el País Vasco, no pueden competir y eso claramente cae en la decadencia de nuestro deporte. Un deporte tan duro como es el nuestro, no se puede permitir estos recesos, pero sí, está ocurriendo. Veremos si tiene solución y no interfiere en futuros Olaizolas, Jakas, Altunas…

Sobre el autor

Ander Millan

Comentar...

Click aquí para escribir un comentario