NOTICIAS

Igoa-Erle y Sarasibar-Sotil se apuntan a las semifinales en Oñati

igoa erle semifinales oñati

El torneo San Miguel de Oñati ya conoce a todos los semifinalistas de esta edición en el frontón Zubikoa.

Sarasibar y Sotil le dan la vuelta al comienzo por detrás

En la jornada que cerraba la jornada de los cuartos de final, arrancaba con el triunfo de Sarasibar (Oberena) y Sotil (Larraun) derrotando con un 22-18 a Ibarluzea (Lapke) y Santesteban (Oberena).

Los que se pintaba como una de las duplas favoritas para poder salir como campeones, comenzaron con una buena dinámica alejándose en el marcador. Buen inicio donde parecían superiores. Sin embargo, la cita iba a cambiar a favor de la pareja compuesta por dos pelotaris navarros. Sotil iba a subir mucho su rendimiento sobre la cancha y fue de menos a más. Se encontró con que no se veía tan dominado por Santesteban que iría bajando sus prestaciones en los instantes en el que el duelo proseguía.

En caso de los delanteros, Sarasibar estuvo la primera parte teniendo que defender mucho, pero siempre mostrando esa efectividad a a la hora de poner una pelota más en el frontis. Después, aprovechando que Sotil también le iba a ir dejando más pelotas gozó de esas oportunidades.

Ibarluzea, por su parte, no estuvo fino a la hora de definir a partir de la segunda mitad, y esa situación con un Andoni Sarasibar peligroso, después de estar yendo a la contra durante la primera parte, sería un factor muy importante. Con lo cual, Sarasibar y Sotil tras estar sufriendo y mucho durante la primera parte finalizaron con el triunfo, siendo el delantero de Oberena quien finalizaría hasta 12 tantos (8 de ellos en juego).

Igoa y Erle rompen el partido

En el choque de los sub 23 Josu Igoa (Oberena) e Iñigo Erle (Lapke) ganaron por 22-14 a Beñat Apezetxea (Umore Ona) y Ander Arroita (Adiskide). Se vivió un inicio de partido bastante equilibrado donde los dos zagueros no eran capaces de romperse mientras en la delantera, ambos con mucho ritmo movían la pelota. Fueron finalizando muchos tantos para que el espectador del frontón Zubikoa que se había acercado lo estuviera viviendo con muchas ganas.

Una de las claves para que Josu e Iñigo se escaparan sería que Erle fue poco a poco apoderándose de los cuadros zagueros. Al vizcaíno se le veía bien desde las posiciones zagueras, pero el trabajo cada vez era más fuerte. Además, se veía a un Igoa que estaba para jugar y que no desestimaría sus oportunidades. La diferencia, por tanto, fueron alimentándola. Arroita, tampoco, fue capaz de aprovechar del todo las opciones que él podía gozar para pasar a dominar. Apezetxea, por su parte, durante esa segunda parte, podía estar peligroso, pero no eran posiciones claras para entrar. De ahí, fueron cayendo varios errores en los que en el marcador se transmitieron.

Con el duelo roto, llegaron hasta el 13-17, pero no puso en problemas a Igoa y Erle que finalizarían obteniendo el pase a las semifinales con el delantero de Etxarri finalizando 13 tantos con solo dos fallos.

Sobre el autor

Ander Millan

Comentar...

Click aquí para escribir un comentario