Sailkatu gabea

Espinal con épica y Prado-Merino II con autoridad, campeones de división de honor

La mañana de domingo vivió las finales del campeonato de España de división de honor en el frontón Labrit de Iruñea con Iker Espinal en individual y Adrian Prado y David Merino por parejas como campeones. 

El primer partido, se puede describir como épica. Iker Espinal, en representación del club Huarte, logró la victoria ante Retegi Bi que jugaba con el club de Irurtzun. El marcador presentó un 10-7, 6-10, 5-4. Pocos fallos fueron los señalados en una cita donde el aficionado disfrutó muchísimo y con ambos rindiendo a un nivel muy alto dentro de la cancha. Los pequeños detalles cerca del desenlace, fueron favorables para Iker, pero sin ninguna duda, ambos fueron merecedores de quedar campeones.

En la final por parejas, el club Najerino fue en salir campeón Adrian Prado y David Merino al vencer a Irurtzun de Alberto Ongay y Josu Bergera por 10-1, 10-8. En el primer joko, los riojanos mostraron su autoridad con una pelota que salía mucho de frontis y que gozaba de bastante bote. El de Villar de Torre estuvo muy completo a la hora de obligar al zaguero navarro con Prado teniendo pelota para atacar y jugaron también con cabeza. Ongay, sin embargo, apenas veía pasar pelota.

En el segundo, sin embargo, después de que los riojanos cogieran diferencias, los navarros fueron metiéndose cada vez más. Sacaron una pelota con menor salida en el frontis y sin tanto brillo en el suelo. Aquello ayudó a que los cuatro tuvieran que estar más adelante y Ongay fue quién protagonizó muchos tantos. Mostrando su capacidad con la zurda, quitando pelotas malas a su compañero y definiendo.

Se situaron 8-7, pero en aquel instante, un tanto muy bien jugado por los azules, llevó a una parada en el txoko muy bien realizada por parte de Alberto que sonó la chapa. A partir de entonces, tras venir con una bonita racha de tantos, la pelota viva salió de nuevo a escena y los colorados se situaron con 9-8 tras dos tantos finalizados en la zaga. Durante el último punto, hubo más peloteo y Ongay tuvo una oportunidad de atacar, pero no le entró bien en la mano, y se le fue al colchón para así el club Najerino saliese campeón en mano parejas de división de honor.

Sobre el autor

Ander Millan

Comentar...

Click aquí para escribir un comentario