CUATRO Y MEDIO PROMOCION 2020

Templanza de Egiguren para alcanzar su primera final



egiguren dario cuatro medio 2020
Julen Egiguren se clasifica a su primera final como profesional. Foto: Aspe

Julen Egiguren se clasificó a la final del campeonato del Cuatro y Medio de Promoción 2020 al poder con Darío por 22-15. Será la primera lucha por el campeonato que juegue el azpeitiarra en su corta carrera profesional. 

Inicio con bastante ritmo aunque en muchos momentos jugando a bote. Los tantos cabalgaban largos, y las sensaciones eran mejores para Julen durante esos primeros compases. Mejor movilidad y pese a tener que defender bastante, estaba haciendo lo suyo, y jugando siempre hacia pared. Darío, por su parte, tampoco estaba ofreciendo grandes fórmulas con esa gran derecha que posee y por momentos se le notó a pie parado. Sin embargo, en casi todos los tantos, era quién podía gozar de la ofensa del tanto.

Con 7-3 a favor de Julen, obtuvo el primer tanto dominándolo de principio a fin. Darío, defendió muchísimo, pero tras hacer tantos metros, sucumbió y optó por pedir su primer descanso. El azpeitiarra estaba cogiendo cada vez más diferencia en el marcador además de que Darío en uno de los tantos se dañó la zona del tobillo izquierdo. Con un 12-5, llegaron al primer descanso obligatorio.

El de Ezcaray entró con otra chispa y Julen tampoco acertó en el modo de definir. Estaba abusando demasiado de la dejada, y Darío se fue acercando en el marcador. Con el saque, tampoco estaba haciendo demasiado daño ya que Egiguren, sabiendo dar altura de manera inteligente a causa de que su rival no iba a por el aire. El 15-10 para el de Azpeitia fue uno de los mejores tantos jugados tras hace unos minutos ya que encontró los ángulos a la perfección y moviendo muy bien la pelota.

Pese a no gozar de las mejores sensaciones y tener que claudicar con dos faltas de saque, el riojano quería continuar metido en el duelo y sus intenciones eran claras. Con dos precisos ganchos, Egiguren se marchó al 18-13 recobrando las sensaciones de poderío. 

Por momentos el golpe de derecha de Darío ponía en dudas su buen estado. El partido iba duro y el azpeitiarra cometió algún que otro error sin mucha complejidad, pero su templanza durante toda la cita fue lo que le llevó al triunfo. En ningún momento salió del partido, y cuando su oponente se acercaba, tampoco tembló y hasta que no finalizó el envite, no se le vio gesticular. 

Sobre el autor

Ander Millan

Comentar...

Click aquí para escribir un comentario