Uncategorized

Dario bate a un desdibujado campeón



Foto: Aspe

Darío consiguió la victoria más importante de su carrera al dejar fuera de combate al campeón Manomanista por 22-13 en el frontón Uranzu de Irun y avanza a las semifinales donde esperará a Jokin Altuna o Joseba Ezkurdia. 

Inicio igualado pero frío sin que ningún tanto espectacular se llevara a cabo. A Irribarria se le notaba con chispa pero se encontraba bastante tenso en el comienzo confundiéndose en según que jugadas como el querer ir siempre hacia delante a pegar de aire sin que las pelotas fueran forzadas o por ejemplo, en el movimiento de pies iba bastante cargado. Darío, estaba haciendo bien lo suyo y cuando marchaba con 8-5 por delante el de Arama quiso parar el partido. 

Tres tantos de saque consecutivos con Iker obcecado en querer restar de aire desde el cinco abrieron el camino al de Ezcaray para situarse por 11-5. Acto seguido, un intento de dejada se le fue bajo chapa a Irribarria y la tensión aumentaba tras haber llegado al 12-5. 

El primer descanso obligatorio le vino genial al actual pelotari que comenzó a defender su txapela de 2019. Fue quitándose esa fuerte capa de presión y poco a poco su juego de siempre fue siendo efectivo. Sus largos golpes comenzaron a hacer cada vez más daño y el dominio se palpaba en el frontón guipuzcoano. Aun así, Darío paró el partido con el 9-12 en busca de frenar la racha y hacer pensar a su oponente. 

El de Ezcaray supo sufrir y puso el 13-9 tras estar completamente dominado pero se le notaba disfrutando sobre la noche del viernes siendo una faceta muy importante. Aun así, los datos no engañaban y era el noveno error de Irribarria a estas alturas. Tras aquellos buenos tantos, la ansiedad regresaba en el pelotari que vestía de colorado cuando Darío se iba al 16-9. 

Tanto trascendente el que se llevó Irribarria para cumplir con el 10-16 tras una volea en el ancho tras un tanto movido. En el próximo, Iker cometió otro error de cálculo a la hora de ir a soltar el sotamano, se le quedo corto y el 17-10 fue creado por un dos paredes. La máxima diferencia regresaba a favor del de Ezcaray. Aun así, el guipuzcoano le devolvió el dos paredes pero el 18-11, también lo logró el de Ezcaray mediante esta jugada. Irribarria, tenía bastante que pensar para intentar dar la vuelta ya que volvió a englobarse en una esfera bastante tóxica. 

Con poco pensamiento positivo tras otra jugada dudosa por parte del juez donde pegó un pelotazo al riojano para después pegar frontis y dio tanto para Darío. El de Ezcaray continuó centrado y aprovechó su valía para cuajar un partido interesante por su parte y logró el pase a las semifinales con la máxima diferencia. 

 

Sobre el autor

Ander Millan

Comentar...

Click aquí para escribir un comentario