OPINIÓN

Erik Jaka y la falta de ese paso adelante

columna erik jaka
Foto: Baiko

El pelotari de Lizartza Erik Jaka es el protagonista de la columna que escribiremos expresando lo que ha producido desde que llegó a las filas de Baiko. 

El jugador ha sido una persona que ha ido poco a poco superando sus pasos. Tuvo que pasar su tiempo en segunda, se ganó su puesto como cuarto delantero para el campeonato por parejas en la empresa Aspe a base de quemar etapas. Además, en las luchas individuales iba en aumento mostrando ese juego tan alegre y la facilidad de definición. En 2020 dio la gran sorpresa de haber salido campeón manomanista para que semanas después llegara a la final del cuatro y medio. Meses antes, teniendo en la zaga a Jose Javier Zabaleta vibró alcanzando la liguilla de semifinales en el campeonato por parejas. 

Por tanto, Erik Jaka ha sabido vivir las rondas finales en los tres campeonatos oficiales de la pelota mano profesional. Mientas el mundo cabalgaba en su recuperación, siendo el campeón manomanista, llegó la noticia para que Erik como uno de los pelotaris del momento, se marchara a las filas de Baiko. La entidad bilbaína pasaba por esos momentos de debacle absoluta a nivel deportivo. Sin un referente ya que se situaba la marcha de Aimar Olaizola, y ninguno como Mikel Urrutikoetxea o Iñaki Artola podía llegar a ser el escaparate de la empresa.

Jaka fue con todas las intenciones pero sufrió una lesión delicada que le tuvo bastante tiempo fuera. Durante esos instantes se vivió la irrupción de Unai Laso que fue claramente el que sería la viva imagen de la empresa, confirmando una rivalidad con el mejor pelotari del momento como Jokin Altuna. El de Lizartza, no consiguió hacer un buen campeonato por parejas junto a Jon Mariezkurrena, pero en el manomanista pudimos presenciar su peligrosidad. Doblegó a Irribarria, y pasó como segundo de grupo para alcanzar a unas semifinales donde Ezkurdia le abordó de una manera en la que únicamente pudo sumar dos tantos.

Durante la ronda estival ha pasado por pros y contras, pero no ha tenido un seguimiento en el que hayamos podido presenciar esa peligrosidad que Erik Jaka postulaba durante las últimas fechas. Ahora, ha tenido que caer en el cuatro y medio saliendo muy favorito ante Aitor Elordi siendo para muchos una decepción. Sin embargo, el deporte te podrá dar alegrías pero para poder seguir creciendo hay que pasar por este tipo de momentos. No todo es color de rosas.

Erik llegó con esa presión de ser el No.1 de su nueva empresa después de haber estado en la ‘sombra’ de los Altuna, Ezkurdia, Irribarria y compañía en Aspe. Pasó tiempo sin poder entrar en las canchas, y no tengan dudas de que el primero que quiere recuperar su máximo nivel es el propio Erik. Ha demostrado que en las tres disciplinas puede ser un jugador a batir y ahora quizás, volviendo a disponer de un foco mediático menor, puede volver a disponer de ese ímpetu para que Erik Jaka vuelva a ser ese peligroso pelotari que nos ayude a escribir una columna en el que podamos explicar sus puntos fuertes para poder aspirar a todo. 

Tags

Sobre el autor

Ander Millan

Comentar...

Click aquí para escribir un comentario