ALBISTEAK

El campeón no quiere perder ni en ‘exhibiciones’

Altuna Laso Atano III
Altuna se lleva el duelo ante Laso. Foto: Aspe

El actual campeón Manomanista consiguió sacar adelante el partido de exhibición que finalmente poco fue de exhibición y se celebró como si fuera una auténtica final. Con un lleno absoluto (con las restricciones de por medio) el Atano III vivió el triunfo de Jokin Altuna por 22-17 sobre Unai Laso. 

Gran inicio de Laso

Encuentro de un alto nivel de principio a fin donde Laso realizó un inicio impecable. Decidido a la hora de ir hacia delante en busca del remate y con amplia soltura en sus golpes sacó un 5-0. Poco a poco Altuna fue trayendo el encuentro siendo el primer golpe un arma fundamental y ambos teniendo las ideas claras pero dejando definiciones de un nivel altísimo que ayudaba a que el público estuviera muy a gusto viendo un auténtico partidazo.

Suele ser complicado que un partido mano a mano pueda salir bien, y aún más en estas fechas sin la preparación pertinente pero ninguno ni el otro dieron su brazo a torcer. Iba a ser el de Amezketa el que logró diferencias a base de un juego recto y teniendo más posibilidades para definir mientras las pelotas que eran de gran acierto para un duelo manomanista iban también desgastándose. Sin embargo, Laso pudo traer el duelo en dos ocasiones.

Altuna mantiene la diferencia

Con su golpe de derecha a la hora de buscar altura supo encontrar buena fórmula para poder tener a Jokin atrás y después le diera esa opción de poder ir adelante para el remate. También le ayudaba que alcanzar el techo en el Atano III es prácticamente imposible y se valió de ese golpeo.

Pese a acercarse mucho y el lado físico siendo muy significante en ese desenlace de partido, Altuna parecía tener una bonita diferencia pero Unai volvió a traer el electrónico para poner emoción. Aun así, en el 17-19, Jokin con un tremendo cabreo tiró su asiento tras pedir tiempo, pero le vino muy bien.

El físico y la dureza

En ese instante, fue al ataque desde el resto a un primer golpe que salió desde pared. Realizó un preciso gancho con los pies posicionados en el cuatro en mitad de cancha teniendo que esforzarse en un ajuste que es prácticamente imposible por cualquier terrenal. Tras ese tanto, Jokin tuvo pelota para atacar estando bien con el saque pero conociendo sus opciones también a bote para tener al navarro lejano. Por ello, el doble campeón manomanista se llevó un partido de nivel muy alto.

Sobre el autor

Ander Millan

Comentar...

Click aquí para escribir un comentario