IRITZIA

A Irri le faltó ese plus

Foto: Aspe

Gran sorpresa la que se vivió anoche en el frontón Uranzu de Irun con la caída del campeón Iker Irribarria a manos de Darío Gómez.

El de Arama comentaba que llegaba bien tras haber hecho varios entrenamientos buenos. En la cancha se le vio que era capaz de soltar el material y por momentos gozó de eficacia. Sin embargo, lo que le faltó a Irribarria en mi opinión fue aquel factor mental de optimismo consigo mismo como el que por ejemplo vimos en Jon Erasun minutos después en el partido ante Salaberria.

Sin ninguna duda, Darío hizo bien su tarea. Aguantó algunos pelotazos del guipuzcoano y el salir sin aquella presión le hizo disfrutar sobre la cancha y se le notó. En contra, Irribarria estuvo muy atado y fueron decisiones erróneas en varios momentos fallando mucha pelota. Por ejemplo a la hora del resto se quedaba en el cinco muchas veces para intentar restar de aire. Aquel momento fue clave ya que venía de estar cuajando su mejor rendimiento de la cita de anoche tras situarse 9-12. Llegaron esos tantos de saque y poco a poco fue mimando la moral. Aun así, en una de ellas se quedó a restar de bote y lo hizo a la perfección. Los datos, que a veces hay que ponerlos en cuarentena y cuando el riojano había llegado a 12, nueve de ellos habían sido fallos de Irribarria.

Pareció que el patrón del de Arama divagaba por el frontón irundarra y que no estaba gozando de esa capacidad para afrontar un encuentro como este cuando sales de muy favorito. No creo que fue cuestión de material ya que en aquellos buenos tantos que jugó hasta el 9-12 apretó de lo lindo y dio grandes pelotazos para después definir con comodidad.

Por tanto, lo que creo es que fue fallo psicológico lo que le ocurrió a Iker en este partido de cuartos. Se le notó en querer jugar los tantos adelante en momentos que no tenía el tanto trabajado o el querer ir hacia delante a dar de sotamano, que tuvo unas cuantas que no gozó cuando a bote estaba dominando. Errores de cálculo, de ansiedad y ese plus en la faceta mental. Quizá con un botillero y alguien que tuviese en la silla aunque sea para decirle ánimo, esto va a ser tuyo nada más te pongas a realizar tu juego, podría haber sido suficiente.

Sobre el autor

Ander Millan

Comentar...

Click aquí para escribir un comentario